748 especies conforman la lista de especies amenazadas en Venezuela

La cotorra cabeciamarilla, el oso frontino, los sapitos arlequines, la tortuga arrau, entre otros, son solo una parte de las especies en el país que se encuentran en peligro de extinción.

El presidente de la organización para la conservación Provita, Franklin Rojas Suárez, aseguró que la situación en el país es grave. “Según el Libro Rojo hay 3.800 especies de las cuales 748 conforman la lista de especies amenazadas”.

Las causas de la extinción son variadas, entre las más importantes está la cacería indiscriminada, la captura y venta de animales para ser utilizados como mascotas, la destrucción del hábitat y la introducción de especies exóticas.

Proyectos para conservar

Desde el año 1987 Provita viene realizando varios proyectos para combatir la pérdida de la biodiversidad, entre ellos la conservación de la cotorra cabeciamarilla en Nueva Esparta. Explicó Rojas Suárez que a mediado de los 80 se comprobó que la cotorra estaba en peligro, “quedaban entre 650 a 700 animales”.

“Descubrimos que no solo teníamos un problema de captura y comercialización de pichones sino también que las empresas areneras estaban destruyendo el hábitat donde anidan estos animales”.

Provita realizó una campaña de conservación y reforzó en la población la idea de que la cotorra es emblema de la isla. “Han pasado 20 años y actualmente hay una recuperación importante, unos 2.000 animales, pero no hemos logrado cambiar el estatus de extinción”.

En cuanto a los mamíferos, el proyecto del oso frontino tiene buenas noticias porque científicos interesados en su conservación lograron crear una red de áreas protegidas para recuperar la especie. “Hay entre 800 y 1.850 individuos y se han identificado tres fragmentos de su hábitat para la reproducción”, destacó Rojas Suárez.

Actualmente requiere mayor atención la especie de anfibios, específicamente los sapitos arlequines donde “existe un consenso para considerarlas extinta, basados en el largo período de ausencia desde su descripción original en 1933″. Además, “la mayor parte del hábitat se encuentra destruido o alterado. Hace unos años se logró ver una hembra en el parque Henri Pittier pero no se tienen mayores registros”.

Rojas Suárez asegura que las organizaciones para la conservación y las autoridades deben ponerle especial atención a esta especie. “Esto nos está indicando un problema mayor en todo el planeta tierra”.

Fuente: El Universal (20/01/2011, pag. 3-4), Más de 700 especies de fauna del país en peligro de extinción, Alicia De La Rosa.

Publicado en Anfibios, Biodiversidad, Estudio, Mamíferos | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios | 7.877 visitas

Realizan taller donde se debatió sobre la conservación de especies amenazadas

La educación para la conservación de la biodiversidad de Venezuela y las acciones que deben emprenderse para hacer eso posible fueron los temas discutidos en el taller “Construcción colectiva de un plan de acción de la estrategia nacional de conservación de la diversidad biológica”, que se llevó a cabo en Anzoátegui.

En el encuentro se debatió sobre la conservación de especies amenazadas, así como las gestiones que deben implementarse para la conservación ambiental.

Fuente: Últimas Noticias (04/12/2010, pag. 16), Realizan taller sobre especies amenazadas, Más Vida.

Publicado en Biodiversidad | Etiquetado | Deja un comentario | 1.523 visitas

IVIC realiza estudio para actualizar datos sobre el Cangrejo de tierra azul en Venezuela

El Cangrejo de tierra azul, es una especie que abunda en nuestras costas, desde el Delta del Orinoco hasta el Zulia.

Está prohibida la captura de esta especie durante todo el año, especialmente las que miden menos de seis centímetros de ancho en el caparazón. Además, anualmente se implantó un período entre el 01 de septiembre y el 30 de noviembre de prohibición de captura de las hembras, ovadas o no. Están prohibidos también los métodos de pesca que alteren el estilo de vida del cangrejo.

Cangrejo de tierra

Carlos Carmona, investigador del Ivic, informó que ya se inicio un estudio sobre la ecología de poblaciones de este cangrejo para lo cual realizaron exploraciones en Aragua, Falcón, Delta Amacuro, Miranda, Sucre y Zulia, con el objeto de actualizar datos sobre su densidad poblacional, tallas y su estado de conservación en el país.

Sin embargo, también se han encontrado otras situaciones, ya que desde el punto de vista comercial la exportación del cangrejo de tierra azul capturado en las zonas del eje Boca de Aroa – Tucacas y Barlovento ha decaído, pero en sitios como el Delta del Orinoco ha aumentado.

El Cangrejo de tierra (Cardisoma guanhumi) aparece en el Libro Rojo de la Fauna Venezolana (2008) en la categoría de especies Vulnerables.

Fuente: Últimas Noticias (09/09/2010, pag. 12), Ya no pueden capturar cangrejo, Cadena Verde.

Publicado en Ecología, Estudio, Invertebrados | Etiquetado , | 1 comentario | 6.886 visitas

Cuatro especies de tortugas marinas en peligro de extinción viajan a Margarita para desovar en sus playas

Cuatro especies de tortugas marinas viajan a Margarita cada año, entre marzo y agosto, para desovar y anidar en las playas del eje que va desde Cabo Negro hasta Piedras Negras, municipio Antolín del Campo, principalmente en los populares balnearios de Playa El Agua y Parguito.

Las tortugas Cardón (Dermochelys coriacea) y Carey (Eretmochelys imbricata), aparecen en el Libro Rojo de la Fauna Venezolana (2008) en la categoría de especies en Peligro Crítico. La Tortuga cabezona (Caretta caretta) y la Tortuga verde (Chelonia mydas) aparecen en la categoría de especies en Peligro.

Tortuga Carey

La temporada reproductiva de las tortugas carey, cardón, verde y caguamo, todas en peligro de extinción, coincide con épocas de alta afluencia turística en la isla, como Semana Santa, días festivos y las vacaciones escolares de julio y agosto. La presencia de bañistas y actividades en las playas dificulta el desplazamiento de los animales; y muchas veces se impide el desove.

“Los toldos, sillas, papeleras, y los desperdicios en los balnearios bloquean el paso de las tortugas, y las luces y el ruido las desorientan”, comentó el biólogo Pedro Vernet, presidente de la asociación civil Grupo de Trabajo en Tortugas Marinas del estado Nueva Esparta (Gttmne).

Tortuga Cardón

También afectan negativamente a estos quelonios la contaminación de las aguas. Al año se producen unos 350 nidos en la zona, cada uno con un promedio de 100 huevos; en total, 35.000. Se atribuyen siete nidos a cada tortuga, por lo que aproximadamente 50 hembras llegan año tras año a desovar en las costas margariteñas.

El tiempo de incubación es de 55 a 60 días, y la tasa de eclosión, o nacimiento, de las tortugas es de 40% a 60% del total de huevos anidados. La tasa de sobrevivencia es de 0,2%; es decir, apenas dos de cada mil. La conservación de estas especies en Margarita es muy frágil, detalló Vernet.

Tortuga Verde

En Margarita mueren al año entre 22.000 y 27.000 ejemplares de las cuatro especies amenazadas, según estimaciones del Gttmne.

La caza furtiva y el saqueo de nidos es mayormente para el comercio y consumo de la carne y los huevos de tortuga. El caparazón se vende también como elemento decorativo y el carey es muy buscado para la elaboración de accesorios y utensilios, como las espuelas para las peleas de gallos.

Los activistas del Gttmne monitorean las costas de Antolín del Campo, sobre todo las playas El Agua, El Humo y Manzanillo, entre las más frecuentadas por la migración reproductiva. Trasladan la mayoría de los huevos a viveros protegidos, y tras la eclosión liberan a las tortuguillas para que continúen su ciclo de vida.

Tortuga Cabezona o Caguamo

Gttmne estableció, junto con la Fundación La Tortuga de Anzoátegui, la Red de Aviso Oportuno (RAO) para que la gente notifique, vía telefónica, alguna irregularidad. Cualquier información puede aportarla a través del 0800AMBIENTE (0800-26243683), el correo electrónico fund...@gmail.com, y los teléfonos (0281) 281.74.69, (0412) 196.44.16 y (0412) 357.73.04.

En 2011 el grupo de trabajo de Tortugas, Gttmne, contará con una plataforma de monitoreo On-line para observar la ubicación y actividad de la tortuga a través de la web.

Durante todo el año, el Grupo de Trabajo Gttmne dicta talleres a escolares en las aulas y en la playa. “Es importante la información y sensibilización, no puedes cuidar lo que no conoces”, expresó Vernet. Hace un mes crearon el programa “Adopta una Tortuga”, para personas naturales o corporativas, en el marco del Plan de Responsabilidad Social Empresarial, para estimular la participación en las campañas de monitoreo y protección.

Fuente: Últimas Noticias, Tortugas hacen “eeel viaje” para desovar en Margarita, Hilda Mendoza.

Publicado en Reptiles | Etiquetado , , , | 8 comentarios | 40.265 visitas

Manatí Antillano o del Caribe

El manatí (Trichechus manatus) es un mamífero marino que vive en aguas cálidas, y se alimenta de plantas acuáticas. Su cuerpo es grueso, de adulto puede llegar a medir entre 3 y 4 metros y su peso oscila entre los 200 y 700 kilogramos. Su tamaño lo convierte en uno de los mayores mamíferos de América Latina. Tiene las extremidades anteriores en forma de aletas. La cola es plana. Su piel es muy gruesa color gris azulado.

En la actualidad hay cuatro especies de manatíes en el mundo: el manatí antillano o del Caribe, el manatí amazónico, el manatí africano y el dugongo.

Manatí Antillano

El Manatí Antillano o del Caribe vive en las aguas costeras cálidas del sur de los Estados Unidos, México, las islas del Caribe, Centro América, y los países del nordeste de Sur América, incluyendo Venezuela y el norte de Brasil. En Venezuela, se encuentra en algunas de nuestras costas, en el Lago de Maracaibo, en los Llanos y en ríos como los caños del Delta del Orinoco. Su peso oscila entre los 200 y 600 kilos.

Los indios Warauno de Venezuela llaman a la Vía Láctea “el camino del manatí”. En Venezuela los manatíes comparten hábitats con las nutrias gigantes de río y nutrias de río, los delfines de ríos y estuarios, la capibara, el caimán y las tortugas de río.

El manatí antillano o del Caribe es la única especie de sirenio en el Caribe. Es un animal grande, amistoso y pacífico que vive en zonas costeras resguardadas como bahías y manglares, y a veces remontan los ríos alimentándose de plantas acuáticas como las lilas de agua, yerba de manatí, yerba de tortuga y hojas de mangle.

En las desembocaduras de los grandes ríos, en los humedales y en las costas donde habita el manatí, este realiza un papel ecológico muy importante porque controla la proliferación de plantas al alimentarse de ellas, pueden llegar a comer en un día el 10% de su peso corporal.

Las zonas en las que se desarrolla el Manatí se conocen como humedales, paisajes cubiertos de agua de forma permanente. La razón es porque este animal debe vivir bajo el agua y sólo sube a la superficie a tomar aire, lo que puede hacer cada 20 minutos si se encuentra inactivo o cada 5 minutos si está activo. Puede vivir hasta 60 años.

La madre del manatí pare una cría luego de 13 meses de embarazo y amamanta al bebé por dos años, por lo que sólo puede aparearse alrededor de una vez cada cuatro años.

Manatíes Antillanos

El Manatí en peligro de extinción

Quedan menos de 5.000 Manatíes Antillanos en todo el Caribe, América Central, costas del Sur y Este de de América del Norte y Costa Norte de América del Sur.

La intensa cacería durante siglos ha llevado al manatí antillano al borde de la extinción. Es fácil de cazar, pues prefiere morir a abandonar a un compañero herido. Por esto y por sus huesos y piel, ha sido objeto de una atroz persecución, que ha acabado con la mayoría de ellos. En nuestros días, continúan siendo cazados furtivamente a pesar de estar protegidos por la ley.

Pero su situación es aún más crítica, debido a que en muchos casos viven en grupos aislados cuyos números se reducen cada año.

Los manatíes no nadan con rapidez debido a su peso y tamaño, lo que los hace vulnerables ante la dificultad de esquivar con rapidez una embarcación a gran velocidad. Por otra parte, los botes manejados a grandes velocidades, no proveen oportunidad a sus operadores para ver a simple vista manatíes sumergidos; estos factores son determinantes en accidentes de atropello o golpes a estos mamíferos.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) declaró a los manatíes en 1994 “especie vulnerable de extinción” a nivel internacional. Los manatíes, aparecen en el Libro Rojo de la Fauna Venezolana en la categoría de especies en Peligro Crítico de Extinción.

En Venezolana la caza del manatí es ilegal y los manatíes están totalmente protegidos bajo la legislación de la vida silvestre Ley de Protección a la Fauna Silvestre de 1970 (artículos 11 y 17), Resolución MARNR no. 127 de 1978 y Resolución MARNR no. 95 de 1979 pero, como en otros países latinoamericanos, la imposición deja mucho que desear.

Cuatro áreas que comprenden hábitats de manatíes en Venezuela han sido declaradas como parques nacionales: Parque Nacional Ciénaga del Catatumbo, en el estado de Zulia; Parque Nacional Mariusa en el estado de Delta Amacuro; Parque Nacional Santos Luzardo, en el estado de Apure y el Parque Nacional Turuépano, en el estado de Sucre, al igual que un refugio, la Ciénaga de los Olivitos y una reserva, la Reserva para la Vida Silvestre de la Ciénaga de Juan Manuel de Aguas Blancas y Aguas Negras, ambas en el estado Zulia.

Publicado en Mamíferos | Etiquetado | 3 comentarios | 54.872 visitas

Tortuga Arrau

La tortuga arrau (Podocnemis expansa) o Tortuga del Orinoco es la más grande del género Podocnemis y de todos los quelonios fluviales del continente americano. Una hembra adulta puede llegar a pesar 50 kg y su caparazón medir más de 80 cm de longitud.

En Venezuela, este reptil habita desde hace más de 300 años, se encuentra a lo largo del río Orinoco y sus tributarios principales, desde la confluencia con el brazo Casiquiare en el estado Amazonas hasta su salida al mar en Delta. Sin embargo, la abundancia de la tortuga arrau es mayor en el Orinoco medio, desde Caicara hasta Puerto Ayacucho, y en otros ríos caudalosos, turbios y de poca corriente como Meta, Capanaparo, Arauca y Apure.

Tortuga Arrau o Tortuga del Orinoco

La tortuga arrau, poseen un dimorfismo sexual marcado, siendo los machos de menor tamaño que las hembras. Es una especie netamente acuática, ya que los machos nunca abandonan los cursos de agua que habitan, mientras que las hembras sólo lo hacen para nidificar.

En Venezuela la tendencia hacia la disminución del tamaño poblacional se mantiene, a pesar de los esfuerzos que se realizan para su protección. Su extinción a corto plazo es probable, a menos que se tomen medidas enérgicas para evitarlo. A nivel internacional la tortuga arrau es considerada una especie En Peligro de extinción (IUCN 1994).

La tortuga arrau, aparece desde 1995 en el Libro Rojo de la Fauna Venezolana en la categoría de especies en Peligro Crítico de Extinción, a pesar que sus poblaciones están legalmente protegidas desde 1946, que se decretó veda por tiempo indefinido en 1962 y que en el país existe un programa para su cría en cautiverio desde el año 1992. Sus principales enemigos, hoy en día, son el tráfico y comercio ilegal de animales, que se nutre de su carne, sus huevos y su caparazón.

Sobre las poblaciones de Tortugas Arrau el estudio “Inventario de la Tortuga Arrau en Zoológicos de Venezuela” realizado en el año 2007 dice lo siguiente:

“Actualmente sus poblaciones se encuentran muy disminuidas debido a la explotación irracional en toda su zona de distribución, habiéndose registrado 930 hembras reproductoras para febrero de 2006 en el Refugio de Fauna Silvestre de la Tortuga Arrau (RFSTA) en el río Orinoco medio, santuario que abarca un trecho de río de 25 km. Por esta razón se han realizado varios esfuerzos para proteger sus poblaciones que anidan todavía en algunos ríos venezolanos y del Brasil. Entre las más exitosas acciones realizadas para tal fin se puede señalar el programa de cría en cautiverio de ejemplares recién nacidos provenientes del RFSTA por parte de la Fundación para el Desarrollo de las Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales (FUDECI), el Ministerio del Ambiente (MINAMB), la Agropecuaria Puerto Miranda y el Terrario Ecopets del Parque del Este, mediante el cual se han liberado en el lapso comprendido entre 1993 y 2006, la cantidad de 234.449 tortugas juveniles, de un año de edad, de las cuales FUDECI ha criado el 81%”. En el 2007 serían liberados 44.000 tortuguillos”.

Fuente: MARTINEZ, Enrique O, HERNANDEZ, Omar E, BOEDE, Ernesto O et al. Inventario de la Tortuga Arrau, Podocnemis expansa (Schweigger, 1812) en Zoológicos de Venezuela.: Valores Referenciales del Hemograma y la Bioquímica Sérica. Rev. Cient. (Maracaibo). [online]. oct. 2007, vol.17, no.5 [citado 12 Mayo 2010], p.433-440. Disponible en la World Wide Web: http://bit.ly/9UyxGc ISSN 0798-2259.

En mayo del 2010, se liberaron unos 12.870 tortuguillos Arrau en el río Orinoco, actividad que forma parte del Plan Nacional de Conservación de la Diversidad Biológica, que adelanta el gobierno venezolano.

Publicado en Reptiles | Etiquetado | 12 comentarios | 42.387 visitas

Oso Frontino

El oso frontino también llamado oso andino u oso de anteojos (Tremarctos ornatus) es el único oso de Suramérica, su hábitat en Venezuela son los Bosques altos de los Andes de Táchira, Mérida y Trujillo, parte meridional de Lara y norte de Portuguesa. Este oso es un mamífero que no ataca, sólo lo hace cuando se siente en peligro él o sus crías.

Oso Frontino

El oso frontino es de tamaño intermedio, midiendo el macho adulto entre 1,5 y 2 metros de largo y la hembra 2/3 del tamaño del macho.

El pelaje es usualmente negro, pero algunos individuos pueden presentar tonalidades castañas. Una característica sobresaliente en estos osos es la presencia de marcas de coloración blanca o amarillenta en el hocico, alrededor de los ojos, cuello y pecho. La forma y extensión de las mismas varía entre los individuos y no es raro observar ejemplares totalmente negros.

“Frontino” quiere decir “con mancha en la frente” y viene a referir la principal característica descriptiva de esta especie.

Pocos Osos y En Peligro

Se estima que hay entre 300 y 2.000 de estos osos en Venezuela. La destrucción y la fragmentación de su hábitat, debido al crecimiento agrícola, es la causa principal de su declinación. La cacería deportiva y las leyendas que existen en torno a la especie están contribuyendo también a su extinción. Se ha descubierto que las poblaciones que sobreviven son fragmentarias y restrictas a reductos boscosos que han quedado aislados.

Isaac Goldstein, miembro venezolano del Grupo de Especialistas en Osos de la UICN, asegura que la situación del oso andino es preocupante, puesto que “como resultado de la reducción y fragmentación de los remanentes silvestres por la expansión de las actividades humanas y el cambio del uso de la tierra en la región de los Andes, sobre todo en los valles interandinos, las poblaciones de oso andino se encuentran distribuidas en parches de hábitat aislados, muchos de los cuales no tienen un tamaño adecuado como para mantener poblaciones viables de oso andino a largo plazo”.

Recientes investigaciones basadas en modelos de área ocupacional y muestras genéticas, estiman que existen alrededor de 300 a dos mil osos en Venezuela; de tres mil a siete mil en Colombia; dos mil en Ecuador y alrededor de 400 en Argentina.

Osos Frontinos

Para el año 1992 la cantidad total de hábitat para el oso disponible en Venezuela se estimó en 21.400 Km2. Su estatus puede considerarse entre “Vulnerable” y “En Peligro”, según los criterios de la Comisión de Supervivencia de Especies (CSE) de la Unión Mundial para la Naturaleza (IUCN). El gobierno lo cataloga como especie “En Peligro”, según Decreto Nº 1486 de fecha 11/09/96 firmado por el Ministerio del Ambiente. Esta misma dependencia promueve la protección de la especie mediante su inclusión en el Decreto de Veda indefinida (Nº 1485 de fecha 11/09/96), el cual prohíbe su cacería en todo el territorio nacional. Así mismo, el Libro Rojo de la Fauna Venezolana (2008) cataloga al oso frontino como “En Peligro”.

Se ha estimado un promedio de 2,47 osos cazados por año en los últimos 80 años, solamente en el tramo Central de la cordillera, donde probablemente no existan más de unos pocos centenares de individuos.

El hábitat del oso frontino está confinado a los espacios naturales que han escapado a la actividad agropecuaria humana. Una amenaza a corto plazo más concreta que la pérdida directa de hábitat lo constituye la fragmentación y consecuente aislamiento de sectores boscosos.

Si deseas mayor información visita:

Publicado en Mamíferos | Etiquetado | 3 comentarios | 43.501 visitas